domingo, 28 de febrero de 2021

CORNUTUS’S NEW CRITICAL EDITION: A LIST OF MISPRINTS

THE NEW CRITICAL EDITION OF CORNUTUS:

A LIST OF MISPRINTS

https://www.degruyter.com/document/doi/10.1515/9783110350449/html



Three years ago, the latest critical edition of Cornutus’s mythological treaty was the one published by C. Lang in 1881 (Cornuti Theologiae Graecae Compendium, Leipzig, Teubner).

In 2018, a new critical text and apparatus appeared in the Bibliotheca Teubneriana (J. B. Torres, ed., Lucius Annaeus Cornutus. Compendium de Graecae Theologiae traditionibus, Berlin, Walter de Gruyter; ISBN: 978-3-11-035044-9. DOI:   10.1515/9783110350449).

Unfortunately, some typos, mainly concerning superscript letters in the name of some manuscripts, appeared in its Praefatio. So long, no reimpression of the work has been published. The following list presents all the misprints of that Praefatio and the corresponding emendations.

 

P. XI, lin. 11: (V) à (V2)

P. XIV, lin. 7: V à V2

P. XIV, lin. 26: V à V2

P. XV, lin. 18: M à M2

P. XVI, lin. 3: x et x à x2 et x3

P. XVII, lin. 5: Operibus à operibus

P. XVII, lin. 8: N et N à N3 et N4

P. XVII, lin. 9: N à N3

P. XVII, lin. 12: N à N4

P. XVII, lin. 16: A à Am

P. XVII, lin. 21: A à Am

P. XVII, lin. 23: A à Am

P. XVIII, lin. 4: B et B à B2 et B3

P. XVIII, lin. 9: N à N3

P. XVIII, lin. 23: N à N4

P. XIX, lin. 15: V à Ve

P. XX, lin. 1: L à La

P. XX, lin. 2: L à La

P. XX, lin. 7: V à Ve

P. XX, lin. 7: L à La

P. XX, lin. 9: pDSSJd à pDSSaJd

P. XXI, lin. 1: S à Sa

P. XXI, lin. 15: d à d4

P. XXI, lin. 25: P à Pa

P. XXII, lin. 9: V à Vp

P. XXII, lin. 16: B à Br

P. XXII, lin. 20: L à Lf

P. XXII, lin. 23: V à Vb

P. XXII, lin. 25: V à Vb

P. XXIII, lin. 6: codex descriptus à codex descriptus

P. XXIV, lin. 24: V à V2

P. XXVI, Stemma 1: according to the stemma, two manuscripts derive from π: C and σ; change this to ρ and σ (cf. also infra).

P. XXVIII, lin. 6: P à Pa

 

As there is a significant issue in the first stemma (page XXVI; cf. supra), a correct version of it is reproduced here:

 



José B. Torres Guerra


sábado, 27 de febrero de 2021

LA NUEVA EDICIÓN CRÍTICA DE CORNUTO: LISTA DE ERRATAS

 LA NUEVA EDICIÓN CRÍTICA DE CORNUTO: 

LISTA DE ERRATAS

https://www.degruyter.com/document/doi/10.1515/9783110350449/html



Hasta hace tres años, la última edición crítica del manual mitológico de Lucio Aneo Cornuto era la publicada en 1881 por C. Lang (Cornuti Theologiae Graecae Compendium, Leipzig, Teubner). 

En 2018 apareció una nueva edición crítica de esta obra en la Bibliotheca Teubneriana (J. B. Torres, ed., Lucius Annaeus Cornutus. Compendium de Graecae Theologiae traditionibus, Berlin, Walter de Gruyter; ISBN: 978-3-11-035044-9. DOI: 10.1515/9783110350449). 

Por desgracia, esta obra presenta algunas erratas en su Praefatio; en su mayoría afectan a letras en superíndice en el nombre de algunos manuscritos. 

En tanto no aparece una reimpresión del Compendio de Cornuto, la lista siguiente recoge todas las erratas de la Praefatio, así como las correspondientes enmiendas. 


P. XI, lin. 11: (V) à (V2)

P. XIV, lin. 7: V à V2

P. XIV, lin. 26: V à V2

P. XV, lin. 18: M à M2

P. XVI, lin. 3: x et x à x2 et x3

P. XVII, lin. 5: Operibus à operibus

P. XVII, lin. 8: N et N à N3 et N4

P. XVII, lin. 9: N à N3

P. XVII, lin. 12: N à N4

P. XVII, lin. 16: A à Am

P. XVII, lin. 21: A à Am

P. XVII, lin. 23: A à Am

P. XVIII, lin. 4: B et B à B2 et B3

P. XVIII, lin. 9: N à N3

P. XVIII, lin. 23: N à N4

P. XIX, lin. 15: V à Ve

P. XX, lin. 1: L à La

P. XX, lin. 2: L à La

P. XX, lin. 7: V à Ve

P. XX, lin. 7: L à La

P. XX, lin. 9: pDSSJd à pDSSaJd

P. XXI, lin. 1: S à Sa

P. XXI, lin. 15: d à d4

P. XXI, lin. 25: P à Pa

P. XXII, lin. 9: V à Vp

P. XXII, lin. 16: B à Br

P. XXII, lin. 20: L à Lf

P. XXII, lin. 23: V à Vb

P. XXII, lin. 25: V à Vb

P. XXIII, lin. 6: codex descriptus à codex descriptus

P. XXIV, lin. 24: V à V2

P. XXVI, Stemma 1: según el stemma, dos manuscritos proceden de π: C and σ; hay que cambiarlos por ρσ (cf. también infra).

P. XXVIII, lin. 6: P à Pa


Dado que hay un error importante en el stemma 1  (p. XXVI; cf. supra), se reproduce a continuación una versión correcta de este:




José B. Torres Guerra


martes, 8 de septiembre de 2020

ÉPICA Y HÉROES

 

Este blog ya contiene una entrada llamada Los héroes griegos, en la que además se habla de los héroes de la épica como uno de los tipos heroicos principales de Grecia. 

El propósito de esta entrada es distinto, pues aquí se trata de hablar del héroe como protagonista del género épico, de sus rasgos característicos en distintas tradiciones, muchas de ellas paralelas a la tradición grecorromana de la que trata El festín de Homero.

Buena parte de lo que aquí se dice procede de una exposición que hice hace algunos años, basada en J. B. Hainsworth, The Idea of Epic, Berkeley, University of California Press, 1991.



La épica es poesía narrativa atestiguada en muy distintas tradiciones, que comparten una serie de elementos recurrentes. Por ejemplo, en lo que se refiere a sus contenidos, es habitual que en la poesía épica 
  • esté presente el sentido de comunidad; 
  • se acepten unos valores sobre los que se asienta esa comunidad; 
  • estén presentes unos personajes peculiares, los héroes, cuya misión consiste precisamente en preservar el código comunitario. 

Al tratar de las características genéricas del héroe épico se ha de desechar, ante todo, la idea de que este sea una especie de “santo laico”, un modelo humano impecable: como se ha de ver, las características típicas del héroe épico no indican perfección moral. 
De hecho, los héroes intachables como Eneas en la Eneida (parece, al menos, intachable) o el Cid de la épica medieval castellana son los menos. 
A la luz de la literatura comparada reconocemos unos rasgos comunes a los protagonistas épicos, que se especifican después de manera diferente según las tradiciones. 


CATEGORÍA SOCIAL: 

En primer lugar es constante el hecho de que el protagonista épico, el héroe, sea una persona con una cierta categoría social: 
  • ese status especial puede venirle dado por el hecho de que sea un noble (por ejemplo, en la tradición medieval: Roldán en la Chanson de Roland); 
  • o incluso por su origen semidivino, según ocurre con los protagonistas de las epopeyas más importantes en Grecia y Roma; en la Ilíada, Aquiles es hijo de la diosa Tetis y del mortal Peleo, mientras que, en la Eneida, el protagonista Eneas ha nacido de Venus y Anquises. 
En cambio, en la poesía épica las personas sin esa categoría social carecen de importancia: en la Ilíada, p. ej., los individuos del pueblo solo existen como masa, como número. 

Ahora bien, el origen noble no le basta a un individuo para convertirse en héroe: esta primera conditio sine qua non debe ir acompañada de otras características. 


FUERZA Y CORAJE: 

A diferencia de lo que sucede con los protagonistas de los cuentos populares, el héroe épico no puede vencer las dificultades que se presentan en su camino con medios sobrenaturales (normalmente). 

Al contrario, para cumplir la misión heroica el héroe solo cuenta, habitualmente, con medios de tipo natural, y en primera instancia con el recurso a su propia fuerza. Por ello es característico del héroe que deba ser un experto guerrero, que deba combatir como el mejor o, mejor dicho, que sea el mejor combatiendo. 
Esto vale, dentro de las literaturas griega y latina, para los dos héroes de los que ya se ha hablado, Aquiles y Eneas; los dos protagonizan los dos duelos decisivos de sus respectivas epopeyas (Aquiles contra Héctor, Eneas contra Turno), y los dos obtienen, por supuesto, la victoria. 
La fuerza es un elemento básico en este esbozo del héroe. Ahora bien, la fuerza física debe ir acompañada de otro tipo de fuerza, la fortaleza interior, el coraje que le permite al héroe hacer frente a las dificultades, e incluso poner en juego su vida cuando las circunstancias lo precisan, tomando una DECISIÓN HEROICA. 

Por lo general, lo que hace necesario que un héroe épico tome una determinación tan drástica como la de arriesgar su vida es el interés de la comunidad, amenazada por peligros de un tipo u otro: 

  • En su forma más primitiva, el peligro puede ser un monstruo, del tipo de los que vencía Heracles según la mitología griega (piénsese en sus doce trabajos): pero lo mismo vale para Edipo cuando se enfrenta con la Esfinge o para Teseo cuando mata al Minotauro. 
  • O, fuera de Grecia, es el caso de Beowulf, que se enfrenta a Grendel (un ogro), a la madre de Grendel (una ogresa) y a un dragón. 
  • Los héroes más civilizados, en cambio, no transitan por sus epopeyas matando monstruos sino peleando contra los troyanos, como hace Aquiles, o luchando contra Turno y los itálicos en el caso de Eneas. 
 Cuando el héroe se enfrenta a otro ser humano se abre además la posibilidad de que pierda la vida que pone en juego por la comunidad. Ahora bien, esa muerte no tiene por qué ser un deshonor sino que puede seguir teniendo grandeza: 
  • Es lo que sucede con Héctor en la Ilíada. 
  • En la tradición épica germánica de la Edad Media la muerte heroica es muy habitual, según se advierte en el final del Nibelungos. 
El héroe, tal y como lo hemos caracterizado hasta ahora, es un hombre de buena cuna (si no es directamente un semidiós), fuerte pero no bravucón, que libera a su comunidad de los peligros que la amenazan. ¿Dónde están, entonces, los rasgos negativos que existen también en la esencia del héroe y que llevan a negar que sea un modelo de virtud? 

PERSONALISMO: 

Ante todo, el héroe está lastrado por su tendencia a la desmesura y al exceso. Este exceso empieza por ser exceso en el uso de la fuerza: esa fuerza excesiva, que escapa al control, vuelve al héroe peligroso y, en definitiva, menos humano. 
Dentro de la Ilíada, se puede atender al caso de Aquiles, sobre todo en el canto XXI, en el que mata guerreros troyanos sin ton ni son; arroja los cadáveres al río Escamandro, y este (que es un dios) se enfurece y se enfrenta con Aquiles, al que intenta ahogar. 
Aun así, el exceso más peligroso del héroe no es el exceso físico sino su PERSONALISMO. 

Es cierto que el héroe arriesga su vida para preservar la de su comunidad o grupo: pero, ¿lo hace realmente por amor al grupo, o lo hace más bien por la fama que recibirá? No todos los héroes sucumben de la misma manera a este exceso de personalismo, pero algunos de los más destacados y significativos sí lo hacen. 

Podemos hablar, por ejemplo, de ROLDÁN: 
  • el orgullo le impide pedir ayuda cuando se ve atrapado, en las cercanías de Roncesvalles, en la emboscada que le tienden los musulmanes y su padrastro, el traidor Ganelón; 
  • el aprecio excesivo a su buen nombre no hace solamente que él muera: además, Roldán arrastra a la muerte a los Pares de Francia y a una parte del ejército de Carlomagno. 
En el caso de la Literatura Griega, el ejemplo de AQUILES es también representativo, según se ve en detalle en la entrada La Ilíada como épica trágica


¿EJEMPLARIDAD DEL HÉROE? 

Si consideramos a los héroes simplemente como “modelos ejemplares”, seres para imitar (sin más matices), no estamos describiendo correctamente al héroe épico; al menos nos quedamos sin categorías para encuadrar a héroes como Aquiles o Roldán. 

La solución pasa por asumir que el héroe épico no es ningún modelo para imitar; podríamos decir que 
  • el héroe es un personaje necesario para la comunidad, que excede los parámetros habituales en el hombre; 
  • en este sentido es respetado e incluso admirado; 
  • pero al tiempo encierra en sí un elemento personalista tan fuerte que puede llegar a hacerlo peligroso para sus semejantes. 
El héroe es tolerado en la comunidad porque se le necesita, pero ello no quiere decir que sea necesariamente querido: 
No es un ejemplo para imitar, aunque sí se le pueda y se le deba admirar, por cuanto se halla muy por encima de los demás hombres. 
Todo lo más cabe decir que al héroe se le puede emular, bien entendido que los hombres normales no llegaremos a estar jamás a su altura. 

Reteniendo estas ideas en la cabeza, podremos comprender mejor la figura de Aquiles, el héroe de la Ilíada. Y podremos también marcar distancias entre él y los héroes de la Odisea y la Eneida, y más adelante de la épica medieval.