sábado, 27 de julio de 2013

YO SOY DE TUY / TUI Y VIVO EN PAMPLONA / IRUÑA



Cualquiera lo nota, ¿no? Lo que va de Tuy a Tui no es lo mismo que lo que va de Pamplona a Iruña. Y, sin embargo, la polémica sobre si Tuy o Tui ha parecido en algunos momentos más ácida que la discusión sobre si Pamplona o Iruña. En este caso es obvio que se trata de dos formas diversas, sin parentesco etimológico, forma románica la una, la otra vascuence.

El caso de Tuy / Tui es bien distinto. De hecho, digámoslo ya, tiene muchas papeletas para ser un falso problema. 

Un nombre autóctono Tude se reinterpretó, en clave etimologizante, como Tyde, topónimo que supuestamente deriva de Tydeus, "Tideo", padre de Diomedes, mítico fundador de Tuy / Tui según las fuentes grecorromanas.

La evolución fonética de Tude / Tyde (quizá ya hubo polémica en la Antigüedad entre indigenistas y helenizantes) parece nítida tanto en gallego como en castellano. De Tude (Tyde) surge en las dos lenguas una forma idéntica pronunciada como [ˈtuj], según escribiría un lingüista. ¿Dónde está entonces el problema?

Ni Franco ni los celtas ni la "y griega" porque a 'Tuy' lo fundaron los griegos. ¡Qué lástima tanta energía gastada en balde! Pero lo cierto es que todo es un problema de convenciones ortográficas que hoy son y mañana quién sabe.

Detrás del ábside de la iglesia de Pexegueiro, en el concello de Tuy / Tui, se encuentra esta inscripción del siglo XVIII:




"Me izo el illmo. obispo de Tui": "Tui", dentro de un texto escrito en castellano, con i latina final. Estamos en el año de 1765. Después vinieron las Academias y las normas escolares. Y antes de la cascada de leyes de educación inanes que marcaron en España el paso del siglo XX al XXI, los niños castellanoescribientes aprendían que en su lengua no debe haber más i latina final que la tónica: alhelí, sí. Todo lo demás es y griega, y
YO SOY DE ALCOY Y ME BEBO UN BOCOY.
Tuy y Tui no son la forma castellana y gallega del mismo topónimo. Sin más, son la misma palabra, en gallego y castellano, con dos formas distintas de escritura en función de normas ortográficas convencionales. Todo lo demás son disputas bizantinas. Pobres bizantinos, la fama injusta que tienen.



3 comentarios:

José B. Torres Guerra dijo...

Me hago yo mismo un comentario. Mi tía abuela Santiaga, que nació en 1913, siempre firmaba como "Santy". Es paradójico (y muy contradictorio) que los partidarios de "Tuy" escriban ahora su nombre como "Santi": ¿será que las normas ortográficas han cambiado y que ahora en castellano se debe escribir también "Tui"?

Angel Ruiz dijo...

Pecas de ingenuo: la ortografía es un arma de diferenciación que da dinero (los miles de puestos de trabajo en servicios de normalización lingüística, por ejemplo). La norma de los adalides del gallego es hacer cambios relativamente pequeños (sin echarse en brazos del lusismo, por ejemplo) pero que sirvan para diferenciar fácilmente (por ejemplo "Henrique": pones una hache y arreglado).
Supongo que por todo esto cada vez le tengo más manía a la ortografía.

Álvaro Sánchez-Ostiz dijo...

Está bien, Xosé B., ¿pero tú sabes lo que cuesta hacerse una identidad a medida? Porque lo de la identidad no es para los que siempre han hablado conmigo sino para que la vean los que vienen de fuera, por la autobia o cruzando el Minho, y que tengan bien claro que somos distintos de esos, de los otros, de los de más allá....